Menú Cerrar

Metodología

Comunicar la ciencia es un reto

Justificación previa.

Dice Gastón Bachelard (2000) que el discurso de la ciencia se protege a si mimos rechazando actitudes como el realismo ingenuo y el pragmatismo, sobre todo porque constituyen un obstáculo epistémico.

Según este autor, el espíritu científico entendido como una actitud de la razón frente a la experiencia cotidiana debía formarse “contra la Naturaleza, en contra de lo que es, dentro y fuera de nosotros, impulso y enseñanza de la Naturaleza, en contra del entusiasmo natural, en contra del hecho coloreado y vario. El espíritu científico debe formarse reformándose.” (p. 21)

La implicación de esta tesis, planteada en el último tercio del siglo XX, era que la ciencia debía entenderse como una construcción controlada del discurso racional.

La institucionalización del control epistémico debía estar a cargo del laboratorio y la academia. Así que los resultados de un experimento debía prevalecer un orden probado sobre un orden hallado de evidencias.
En cuanto a la comunicación de la ciencia, la doctrina del espíritu científico propuso una segmentación efectiva que abarcaba desde la edición controlada por el experto en divulgación científica, la lectura controlada del estudiante, la comprensión del profesionista hasta la retención del conocimiento por parte del científico.


El libro de ciencia, por ejemplo, por sí mismo se clasificaba en su impresión absolutamente diferente del resto de temas como podrían ser la narración o la entrevista. La lectura, seguía un orden de autoridad frente al lector aprendiz, la autoridad del libro debía respetarse, pues
difícilmente un estudiante universitario podía llegar por sí mismo a la comprensión reservada para el profesor y la autoridad académica encargada de segmentar los conocimientos validados en los programas de estudio.

El libro retenido, es decir, esquematizado e interpretado estaba destinado al especialista para actualizar las teorías y los hechos de la ciencia entablando diálogo con sus pares en un discurso sumamente especializado con poca relevancia en las políticas públicas.

Estas prácticas del libro impreso; del libro leído; del libro comprendido; del libro asimilado y del libro retenido describían la cadena de conocimiento: estudiantes, profesores e investigadores encargados de la producción de conocimiento, no obstante, estas prácticas de conocimiento cumplían roles definidos, rígidamente jerarquizados.

Con el paradigma pedagógico de desviación heterónoma y la filosofía de Acceso Abierto (AA) esta situación ha cambiado no sin dar lugar al paradigma de comunicación pragmático que se concentra más en el cambio instrumental a través del cambio inmediato e identificable en las política públicas, y menos en el cambio conceptual, en la forma en que vemos el mundo y en los conceptos que usamos para comprenderlo.
Este enfoque de comunicación caracterizado por un sesgo de naturaleza instrumentalista y pragmática en la Comunicación Pública de la Ciencia (CPC) se enfrenta actualmente al tradicional control epistémico del 
especialista que aún persiste en muchas universidades y que no han mudado hacia un sistema abierto y participativo en la cadena del conocimiento.

Lo anterior describe un choque de prácticas en el quehacer del conocimiento científico que definen el estado actual de la CPC en donde el AA ha motivado la innovación como es el caso del sentido de agencia que se basa en sus prácticas de comunicación a nivel de cuerdo semántico más que en normas estandarizadas de control de escritura.

Una paradoja importante en señalar, es que “el modelo del especialista se centra en el control pero no produce suficientes revisores,” (Abadal, 2017, p. 57) mientras que el sentido de agencia no se concentra tanto en el control epistémico y no obstante produce muchos revisores con enfoques diferentes, lo que trae como consecuencia que los/las investigadores/as nacionales busquen visibilidad en revistas y espacios digitales globales en
detrimento del estancamiento de la revista científica regional y peor aún en la poca infraestructura digital dependiente de las instituciones que otorgan financiamiento.

La intención para el desarrollo de la ciencia es que existan suficientes revisores en los diferentes canales de comunicación para que la filosofía de AA cuente con parámetros confiables y puedan proliferar las asociaciones de investigadores y comunidades del conocimiento y no sólo las universidades sujetas a limitaciones presupuestales.

Qué es el sentido de agencia en la CPC

Las razones del nuevo paradigma de CPC tienen que ver prácticamente con la influencia que antes estaba reservada al editor y a las políticas públicas. En cambio, ahora la influencia está sujeta a los/las donantes de recursos, a la construcción virtual de influencia y a los/las asociados/as de un proyecto de investigación que en su mayoría cumplen tareas de
visibilidad de ciencia no necesariamente institucionalizada.

El instrumentalismo pragmático de la comunicación de la ciencia sostiene que el experto prefiere muchas veces dedicarse a la investigación que comunicar la influencia de sus resultados, no advirtiendo que “la investigación es un proceso de comunicación donde el impacto de su trabajo depende de que esa comunicación sea clara desde el mismo momento en que empiezan a hablar con otras personas sobre su idea.” (Finlay, 2012, p.5)

La idea central es que el investigador (en la cadena de conocimientos) mude hacia un modelo de periodistas en ciencia que represente a organizaciones en conferencias de prensa, luciendo logos desde sus respectivos medios de información que revelan sus puntos
de vista particulares.

Esta mudanza de la CPC tiene lugar en un contexto “en donde investigar es aprender, entendido como una manera de crear un terreno común, un conocimiento o un análisis común que posibilite la incidencia participativa.” (Espino y Barrón, 2017, 38)

Según este enfoque, la investigación ayuda a que las personas se sientan dueñas tanto de la investigación como de los procesos de participación porque formaron parte de ambas cosas en diferentes etapas: desde el análisis del problema y la construcción y comprensión de las evidencias hasta el desarrollo e implementación de la incidencia para el cambio de políticas públicas.

El sentido de agencia es caracterizado por los europeos como “procesos de
editorialización” (Vitali-Rosati, 2016, p. 18) que consiste en la interacción de autores individuales o colectivos con el objetivo de aportar conocimiento en los espacios digitales como una forma de validar la ciencia abierta; los autores abarca los roles de escritores, revisores, editores y en algunos casos hasta de comercialización y financiamiento.

En México, el sentido de agencia consiste en el descubrimiento de la propia capacidad de actuar sobre el mundo. (Espino y Barrón, 2017: 137)
El
sentido de agencia fue acuñado originalmente por Vygotski (1998)
para quien los procesos intelectuales superiores se caracterizan por
lograr un control voluntario sobre el propio pensamiento y el propio comportamiento, por su parte, Bakhtin (1981) lo sintetiza con la frase: “capacidad de auto-autoría”; es decir, tanto para Vygotsky como para Bakhtin,
sentido de agencia es la capacidad de una persona de ser autora de sí misma. Finalmente, una definición distinta pero afín a las anteriores es la de Murray, quien define sentido de agencia como “el poder satisfactorio de actuar significativamente y ver los resultados de nuestras propias decisiones y elecciones.” (Murray, 1997).

El sentido de agencia tiene lugar en la investigación realizada en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación para el desarrollo (TICD) en donde “investigar es un proceso de indagación con la intención de construir conocimiento que produzca cambios.” (Finlay, 2012, p.6) En este sentido podemos decir, que el sentido de agencia define las prácticas de auto-autoria, visualización y trabajo colaborativo que ponen en marcha a su vez a las prácticas de control epistémico.

Equilibrar lo prescriptivo y la apertura de nuevas ideas

El sentido de agencia o la auto-autoría significa que seamos capaces de ver resultados de nuestras propias decisiones de esta manera estamos produciendo conocimiento y al mismo tiempo surgen cambios.

No obstante, el modelo de comunicación pragmática se basa en la creencia según la cual: “la gente quiere indicaciones y cosas prácticas en los diferentes niveles de la cotidianeidad incluidos los/las diseñadores/as de políticas públicas. (….) por lo que es pertinente incidir en esta creencia ambigua mediante la introducción del control epistémico de la escritura sujeto a normas estandarizadas de revisión de contenidos investigativos como también en las ideas innovadoras surgidas de las herramientas digitales en contextos donde las capacidades y habilidades de los/as socios/as de la investigación difieren a nivel de negociación semántica. (Espino y Barrón, 2017: 137)

La innovación de la desviación heterónoma radica en crear procesos participativos de toma de decisiones, desde el principio, con el propósito de maximizar la adhesión. Esto puede lograrse, por ejemplo con mapeos de los canales de comunicación y sus limitaciones, así como los de tipo de contenido que pueden funcionar y en qué contextos específicos.

Los resultados de las investigaciones deben adecuarse a los contextos nacionales y al tipo de tecnología que usa la audiencia a la que se dirige, para ello es importante considerar un enfoque narrativo. Los relatos son una rica fuente de recurso para la audiencia y sirven como un primer paso de acercamiento a la investigación.

Por tanto, el sentido de agencia aplicados a la CPC ofrece ubicuidad en cualquier punto de inicio de una investigación (sea una prueba o experimento, una crónica, una entrevista, una conferencia, un artículo e incluso hasta un dossier) siempre y cuando se respeten las normas académicas de control epistémico. A lo anterior podemos llamarle equilibrio de lo prescriptivo y la apertura de nuevas ideas.

Los resultados de la investigación no son sólo productos, son acciones y procesos de comunicación.

El sentido de agencia aplicado a la CPC sugiere que los resultados de una investigación sean prácticas que involucren participativamente a la cadena de conocimiento en diversos aspectos. Por ejemplo, la creación de foros multisectoriales locales aumenta las posibilidades de que la investigación reciba adhesiones, lo que puede derivar en considerar
una red social en torno a la investigación con el fin de generar ciclos de influencia y de cambios a medida que la investigación
avance; teniendo en cuenta que los productos de investigación son procesos de investigación, no eventos.

Los mayores esfuerzos se centran en lo que se recomienda o se dice a través de la investigación y en aprender del proceso como organización cuya función es la retroalimentación en su sentido intrínseco.

Las recomendaciones sobre la comunicación buscan maximizar el impacto directo de una investigación sobre las políticas y las prácticas públicas, “teniendo siempre presente que la legitimidad está estrechamente interrelacionada con el aprendizaje, con el “escuchar”, y con el cambio en las prácticas propias de organizaciones que realizan la investigación.” (Espino y Barrón, 2017: 178)


Verificar la influencia de los resultados de una investigación.

El enfoque del sentido de agencia aplicado a la CPC no deshecha el control epistémico sino que el objetivo primordial es la influencia que ejerce una investigación sobre las conductas de los implicados en el proceso de conocimiento. La evaluación de proyectos es vital para
comprender cuál fue el éxito de la investigación o cuanta influencia produjo.

El anterior modelo de comunicación de ciencia del experto difícilmente tenía la certeza sobre el impacto de su investigación, ya que no contaba con un sistema software instalado para evaluar la incidencia, así que resultaba difícil medir el impacto inmediato.

Gran parte de estos avances se deben a que ahora los donantes (entendidos como instituciones públicas y privadas dedicadas a financiar proyectos de comunicación de ciencia abierta) no les gusta tanto el proceso o la construcción del conocimiento desde el terreno o del
laboratorio, prefieren concentrarse en los productos y en la resolución de problemas.

De modo que la influencia se ha convertido en una directriz de acción en las prácticas de CPC. “Por influencia nos referimos a la capacidad de facilitar cambios con base al objetivo de incidencia que busca una organización, red o coalición: su razón para hacer el trabajo que hace.” (Finlay et al, 2012, p.7)

La influencia de la CPC involucra objetivos de justicia social así como a activistas en pro de la ciencia abierta. Esto ha dado origen a práctica de comunicación que se puede llevar a cabo de muchas formas, ya sea participando en debates (también en línea) conferencias, talleres, repartiendo volantes en un evento, peticionar mediante correos electrónicos, proponer proyectos e informes, investigar y producir resultados de proyectos.

La idea central de la influencia es que inspiré e informe a la cadena de conocimiento, en vez de disociarla en jerarquías burocráticas rígidas.
En la parte práctica, la influencia de la CPC tiene que ver con el desarrollo de políticas públicas que conlleva un complejo proceso en el cual incluso los mejores argumentos y las investigaciones más sólidas pueden no encontrar eco y no ser tomadas en cuanta.

Prácticamente por cuatro aspectos.

1) Dificultad de las organizaciones o asociaciones de investigadores/as involucrados/as en una investigación ya que no suelen prever o dar la importancia a la función decomunicación.
2) En algunos casos los investigadores/as no tienen claro a qué público va dirigido su trabajo por lo tanto descuidan al público al que se dirigen o no piensan correctamente sus preguntas en el marco de un paradigma de comunicación instrumentalista.
3) La mayoría de las actividades de incidencia hay partes interesadas en el status quo y esto puede complicar y a menudo frustrar el éxito de los esfuerzos de comunicación.
4) El resultado de políticas públicas puede quedar
sesgado a favor de intereses económicos privados a expensas de los resultados sociales.
Para superar estos obstáculos, la investigación debe
establecer un lenguaje común antes de concentrarse en cómo comunicarlo. Tener presente la participación de la cadena de conocimiento; que comparta un mapa de ruta para influir en el proceso de comunicación
como podrían ser:
a) Crear o establecer redes de participación con interese afines es una manera efectiva de 
influir en los procesos políticos y amplificar el impacto de la investigación.
b) Los procesos de investigación pueden usarse para catalizar redes
sociales y para convocar actores/as importantes en torno de un problema central compartido.
c) Las redes construidas en torno a imperativos de investigación, comunicación e incidencia pueden desarrollar una vida propia y su influencia podrá sentirse por mucho tiempo luego de que el proyecto de investigación se haya completado.

Las prácticas de innovación amplían la verificación en la influencia de los resultados de una investigación donde predomina el acuerdo con vistas a la visualización, es decir una prioridad pragmática.

Necesidad de identificar lo normativo, lo retórico y lo pragmático

La mudanza hacia el modelo de periodismo científico o sentido de agencia se caracteriza por ser incluyente y participativo, apegada a un enfoque democrático de conocimiento, sin embargo, la desviación heterónoma adolece de una separación metodológica entre lo normativo, lo retórico y los objetivos de visualización entendidos estos últimos como la parte pragmática. Esto implica la necesidad de crear estrategias metodológicas de comunicación que fortalezcan la revisión y evaluación de los resultados de una investigación.

Aunque el modelo de visualización o sentido de agencia se ajusta a los acuerdos estratégicos de los/las investigadores/as se corre el riesgo de no delimitar los contenidos investigativos conforme a una cognición ubicada de la cadena de conocimiento que satisfaga los alcances y límites de los participantes. Esto no significa que se trate de una división de trabajo, es imposible en un modelo colaborativo basado en la visualización individual, más bien implica crear estrategia metodológica encaminada al control de escritura sin olvidar una metodología científica propiciará instrumentos de evaluación con miras a profesionalizar el trabajo de los investigadores.

El problema del modelo de CPC basado en el sentido de Agencia con objetivo de visualización consiste en que la auto-autoría asume una creencia de profesionalización sin someterse a “procesos de cognición como la lectura estratégica, la escritura controlada y los conocimientos mínimos de retórica de la ciencia.” (Espino y Barrón, 2017, p. 45)

En comparación al modelo del experto divulgador de ciencia, el sentido de agencia es aún muy joven, requiere sin lugar a dudas de seguir dependiendo de un control crítico de lo que comunica para referirse a la experiencia, desde un punto de vista de la ciencia, evitando estancarse en la experiencia común susceptible de influencia política o de intereses ajenos al conocimiento normado.

Esta sospecha ha sido reiterada por la tradición académica que ha puesto énfasis en la necesidad de lo escrito y expresado como discurso científico valioso (Carmona, 2013, p. 118) Partir del supuesto acerca del conocimiento objetivo de la ciencia a diferencia de la comunicación de creencias que afectan a la comunicación de la ciencia es impredecible
para considerar en qué consiste un discurso valioso, desde el punto de vista de la CPC.

El discurso científico no solamente está compuesto de definiciones, sino que la acumulación de los resultados científicos (el cuerpo de la ciencia) se compone de registros de expresión concreta del habla, tales como tablas de datos, observadores, repertorios de
predicciones y fórmulas para realizar cálculos.
En este contexto, el enfoque académico resguarda la precisión para el control epistémico a diferencia del
sentido de agencia cuyo objetivo prioritario es la visualización, sujeta a una lectura errónea y por su puesto una escritura descuidad.

Hoy existen muchas herramientas de control de escritura, revisión y evaluación de contenidos investigativos, desde las plataformas de indexación regionales (Ladindex, SciELO, Radalyc, etc) pasando por las políticas de gestión editorial, las normas para identificación bibliográficas y los detectores instalados de fraude hasta la medición y evaluación de la visibilidad Wos, Rank o índice h, todas ellas desarrolladas por la revista
científica (Aparicio, Banzato y Liberatore, 2016, p.36)

En cambio el modelo de sentido de agencia aún es dependiente y sujeto a los nuevos formatos y canales de difusión de conocimiento dirigidos a evaluar el impacto de la producción científica.

En otros términos, el sentido de agencia está sujeto a la crítica de “cómo incide el ecosistema digital en la forma en que circula y se consume el conocimiento científico. Lo cual implica que aún no es autónomo.” (Díaz, Pacheco y Vázquez 2015)

En consecuencia, el paradigma pedagógico de desviación heterónoma desarrollado en las prácticas de autoautoría o sentido de agencia ha generado la oportunidad, en lo que respecta a su difusión, gracias al avance de las tecnologías digitales, que en sentido estricto son dependientes de ella o si se prefiere es su marco de desarrollo.

Lo que restaría para consolidar una cultura del conocimiento, sería aprovechar las metodologías de la ciencia controlada que aún sigue dictado la legitimación del conocimiento científico con el propósito de fomentar una cultura de revisores, que son la superestructura de la filosofía de AA.

Bibliografía.
BADAL, E (ed.) (2017). Revistas científicas, Barcelona: UB.
BAJTÍN, MIJAÍL (1981). The dialogic imagination: four essays, Austin: University
of Texas Press
APARICIO, BANZATE Y LIBERATORE (2016). Manual de gestión editorial de revistas
científicas de ciencias sociales y humanas, Buenos Aires: CLACSO.
BACHELARD, G (2000). La formación del espíritu científico, México: Siglo XXI.
ESPINO Y BARRÓN (cor) (2017). La lectura y la escritura en la educación en México,
México: UNAM.
FINLAY, A (2012). Cómo comunicar la investigación para influir: estrategias y
desafíos para generar el cambio, Sudáfrica: APC.
Herrera, S. (junio, 2004). La profesionalización de la Comunicación Pública de la
Ciencia: hacia la construcción de un campo académico. Conferencia magistral
presentada en el XIII Congreso Nacional de Divulgación de la Ciencia y la
Técnica, Villahermosa, Tabasco.
HOVLAND, C (1966). Communication and Persuasion. New Haven: Yale University
Press.
LIPOVESTSKY. G (2012). El Occidente globalizado, Barcelona: Anagrama.
MURRAY, J (1997). Hamlet on the holodeck. The future of
narrative in cyberspace, Cambridge, Massachusetts: Mit Press.
VYGOTSKI, LEV (1998). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores,
México: Grijalbo.
WHITEHEAD. A (1956). Proceso y realidad, Buenos Aires: Losada.
Artículos científicos (Journal)
CARMONA. J (2013). Discurso y artículo científico. Una aproximación retórica en
Ra Ximhai, 9 (1), 17-142. Páginas México.
Libros en versión electrónica.
ENRÍQUEZ. A (2012). La comunicación pública de la ciencia y su rol como estímulo en la
vocación científica. Recuperado de http://eprints.uanl.mx/2734/1/1080224593.pdf
DÍAZ , PACHECO Y VÁZQUEZ (2015). “El relato digital como dispositivo pedagógico
para promover aprendizaje complejo y pensamiento crítico
sobre el tema de intervención psicoeducativa con menores institucionalizados”, en
E-Book Memorias del XXX Simposio Internacional de TIC en Educación SOMECE,
pp. 181-194, Recuperado en
<http://simposio.somece.org.mx/30/Memorias/
eBook/#p=182>, consultado el 15 de mayo de 2016
VITALY-ROSATI (2016). What Is Editorialization? Recuperado de
http://www.sens-public.org/article1059.html?lang=es